EL PODER DE LOS AMULETOS

Un amuleto significando «un objeto que protege de las malas energías, mala suerte o bien frente a una persona».  Un talismán o amuleto es un objeto portátil al que se le atribuye alguna virtud sobrenatural: atraer la buena suerte o asegurar la protección de su dueño.

Los amuletos suelen ser gemas o piedras, imágenes, monedas, dibujos, colgantes, anillos, plantas, animales, etc., que utilizaremos en nuestra defensa.

Los amuletos son algunos de los objetos más antiguos de la humanidad, ya que el hombre vio en ellos la forma para escapar de los males que lo aquejaban, fuesen físicos, morales o espirituales. Los primeros amuletos eran objetos naturales, tales como piedras, maderas talladas o cristales naturales, que eran apreciados por su forma, color o rareza. Más tarde se optó por poseer objetos de uso cotidiano que por haber sido propiedad de alguien o haber sido parte de un suceso, se guardaban por presuponer que tendrían cierto poder.

En la actualidad existen multitud de amuletos, tanto comerciales como personales, ya que cada persona valora el objeto de manera subjetiva y alcanzan diferente importancia. La persona que lleva el amuleto, por su creencia y fe en éste, puede o no desear revelar este hecho a otras personas y compartir su apego.

Algunos de los más populares son:

. El escarabajo

Los soldados egipcios llevaban esta imagen grabada en un anillo para protegerse del peligro y mantener su salud, riqueza y fortaleza.

. La herradura

Protector del hogar y canalizador de energías. Los griegos y romanos solían clavarlas en las paredes para salvaguardarse de la peste.

. La llave

Se le regala a la persona amada como señal de amor, en el sentido simbólico de abrir y cerrar las puertas del corazón.

. El trébol

El trébol de cuatro hojas o de tres, lo usaban los druidas para protegerse y atraer la buena suerte. Según la tradición cristiana, San Patricio lo introdujo e inmortalizó, en Irlanda, como símbolo sagrado.

. El elefante

Tiene procedencia hindú y surge de la leyenda de Ganesha, el dios con cabeza de elefante. Es ideal para asegurarse los bienes obtenidos. Simboliza el trabajo en equipo y el buen funcionamiento de las relaciones familiares.

. La mano de Fátima.

De origen musulmán, recibe su nombre de la hija preferida del Profeta, una de las tres únicas mujeres con méritos para entrar en el Paraíso. Potencia la paciencia y la fidelidad.

Como afirmaba el ocultista Grillot de Givry en 1929, “los dioses han muerto, pero los talismanes perduran. Han sobrevivido a toda forma de incredulidad y han demostrado que su vitalidad es eterna”.

Existen mucho otros amuletos, hemos nombrado solamente algunos.

En nuestra tienda online disponemos de estos y más amuletos. Puedes consultarnos en www.eleggua.es

¿QUIERES SABER QUIÉN ERA SAN PANCRACIO?

¿QUIERES SABER QUIÉN ERA SAN PANCRACIO?

San Pancracio nació en Roma y tan sólo con 14 años fue martirizado por declararse creyente y partidario de Nuestro Señor Jesucristo.

Dicen que su padre murió martirizado y que su madre recogió en unos algodones un poco de la sangre del mártir y la guardó en un relicario de oro, y le dijo al niño: «Este relicario lo llevarás colgado al cuello, cuando demuestres que eres tan valiente como lo fue tu padre». Un día Pancracio volvió de la escuela muy golpeado pero muy contento.

Su madre le preguntó la causa de aquellas heridas y de la alegría que mostraba, y el joven le respondió: «Es que en la escuela me declaré seguidor de Jesucristo y todos esos paganos me golpearon para que abandonara mi religión.

¿Por qué se le pone perejil?

Las imágenes de San Pancracio con un vaso con perejil surge en el convento sevillano de las monjas clarisas de Santa María de Jesús, donde se encuentra una la imagen de San Pancracio.
Se dice que había una gitana que pedía limosna y ofrecía perejil en las puertas de este convento.
La gente entraba con el perejil y se lo ofrecía al Santo. Así es como surge la costumbre.

Esto se ha extendido hasta más allá de la fe religiosa y no es raro encontrarnos con personas no católicas con un San Pancracio en casa.

Se dice que para que traiga suerte el perejil debe de ser regalado y hay que poner unas ramitas sobre su imagen.

ORACIÓN A SAN PANCRACIO

San Pancracio bendito, tu que fuiste bueno, compasivo y generoso. Acepta este perejil que te pongo para reconocerte y alabarte. Te pido que me acompañes en la vida para que no me falte salud, dinero y trabajo. Te pido también que ruegues a nuestro señor Jesucristo por mí, para que escuche mis deseos y satisfaga mis necesidades. Amén.

ORACIÓN A SAN PANCRACIO

Glorioso mártir de Jesucristo, amable protector mío, San Pancracio, ya que el Señor escucha tan favorablemente tus ruegos, ayudando espiritual y temporalmente a los que piden sus gracias por tu intercesión, atiende la petición que, con humilde confianza en la bondad de Dios y apoyado en tu poderoso valimiento, elevo al cielo en mi presente necesidad.

(Aquí hágase la petición que se desea conseguir del Santo)

Ya que tu grande amor a Dios te animó a ofrecer la vida en testimonio de la fe, obten para mí este mismo amor y esta fortaleza en la práctica y en la confesión de la fe.

Para alcanzar tu continua protección sobre mí y sobre mi familia, te ofrezco ser fiel en el cumplimiento de la ley de Dios y en los deberes de mi estado, y procuraré agradarte con la frecuente recepción de los santos Sacramentos. Sirviendo a Dios y ayudado por ti, espero gozar de tu compañía en el cielo. Amén.

LLAMADORES DE ÁNGELES

Un llamador de ángeles es una esfera redonda, puede ser de plata o no y de diseños y colores variados.
Esta esfera al agitarse emite un sonido muy agradable y armonioso .

Es un amuleto que protege a quien lo posee y asegura su bienestar, es muy utilizado por las madres para proteger a sus hijos.

Por lo general se suele llevarlo como colgante a la altura del chakra del corazón y también son empleados en el feng shui con el fin de limpiar el ambiente y procurar la renovación de las energías del entorno.

Cuenta la leyenda que hace miles de años atrás, los seres humanos compartían la vida diaria con sus Ángeles Guías o Ángeles de la Guarda, pero por alguna razón tuvieron que dejar de vivir con ellos.
Los ángeles se sentían muy tristes por la pérdida de la compañía de los humanos entonces para sentirse cerca de ellos los ángeles les obsequiaron unos colgantes esféricos de plata pura que, al agitarlos, sonaban como campanillas.

Estas esferas eran un símbolo de protección. Los ángeles les explicaron a los humanos que, aunque ya no los volvieran a ver, si se sentían en peligro, desprotegidos o simplemente tristes, sólo necesitaban agitar la esfera, ya que, cuando escuchara su sonido, el Ángel Guardián que hasta hoy acompañaba a cada uno acudiría en su ayuda o compañía.

Pero el colgante sería de uso exclusivo y personal, pues todos tenían un sonido propio y reconocible por cada Ángel Guía, y este ángel no puede ser prestado a otra persona.

Los llamadores de ángeles son un símbolo de calma, protección y meditación.

Los llamadores de ángeles pueden ser de muchos colores y cada uno de ellos tiene unas connotaciones diferentes así como las ventajas que le pueden proporcionar.